El Camino de Santiago en solitario

Dentro de toda la oferta que podemos encontrar en el Camino de Santiago, está la opción de hacer el Camino en solitario. Mucha gente no se atreve a hacerlo en solitario ya que creen que lo pasaran mal, que pueden perderse… pero esto no es así, de hecho el Camino se conoce como un Camino para hacerlo en solitario puesto que es una experiencia que se basa en el conocer a gente.

La experiencia del Camino se basa en el “encuentro”, como he mencionado con anterioridad, y precisamente cuando alguien quiere hacerlo en solitario es cuando está dispuesto a abrirse a todo aquello que, en éste caso el Camino, nos puede aportar.

En el Camino de Santiago nunca te encontrarás desamparado y, día a día, conocerás a otros muchos peregrinos y gentes que como tú que están realizando el recorrido bien sea en grupo o en solitario.

Además, algunas de las ventajas que nos ofrece esta experiencia, es la de ser más receptivo, facilita el trato con los demás y consigues una plena autonomía a la hora de planificar etapas y tomar cualquier otra decisión.

Luego, ya en el Camino, comprobaremos que aunque hayamos partido en solitario, la propia dinámica de la peregrinación nos va uniendo con los peregrinos que coincidimos día a día, y poco a poco, si es tu objetivo vas estrechando lazos con estos.

En cuanto al miedo a perderse, hoy en día es muy difícil puesto que además de las indicaciones que debemos seguir (las flechas amarillas), hay empresas que como la nuestra, Viviendo Experiencias, en el apartado a medida, organizamos el viaje y damos la información necesaria, y también tenemos las nuevas tecnologías que nos ayudan a no perdernos, como es el caso del GPS o algunas aplicaciones para Smartphone.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 1 =