Las señales del Camino de Santiago

La correcta señalización del Camino de Santiago es algo fundamental, sobre todo porque su trazado original está sufriendo alteraciones con la construcción de carreteras, las concentraciones parcelarias y la apertura de autopistas y autovías. Para ayudar a evitar confusiones son muchas las personas que se dedican a señalizar las distintas rutas existentes, como las Asociaciones de Amigos del Camino, que llevan más de 30 años trabajando para recuperar la importancia que tuvo en la Edad Media la Ruta Jacobea.

Además de las flechas amarillas, la señal más importante del Camino, hay otras que indican el trayecto a seguir hacia Compostela, como los mojones de piedra, similares a los antiguos kilométricos y que están decorados con las simbólicas conchas sobre un fondo azul, símbolo que identifica el Itinerario Cultural Europeo. Estos mojones o hitos kilométricos marcan la distancia a Santiago.

Algunas de las distintas comunidades por las que pasa el Camino tienen su propia señalización (además de las flechas amarillas). Así, en Navarra, el peregrino se encuentra con las señales GR 65 (Sendero de Gran Recorrido) y sus características franjas rojas y blancas. También se utilizan azulejos con un grafismo de la viera acoplados a mojones de cemento o a las fachadas de viviendas.

En la Rioja solo se usan las flechas amarillas lo mismo que en Castilla del Norte, aunque en la provincia de León se llegó a crear un cartel con un león vestido de peregrino que apenas se ha utilizado.

En la comunidad gallega predominan los mojones de piedra que se encuentran cada 500 metros, es la autonomía mejor señalizada. En 1993 la Xunta de Galicia inició un ambicioso plan para recuperar la Ruta Jacobea y una de sus principales acciones fue la señalización de ésta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 + quince =