Consejos para el Camino de Santiago en bici

Antes de salir plantea bien las etapas
En el caso del Camino Francés son 790 kilómetros; el Camino Aragonés discurre durante 820 kilómetros. La ruta primitiva es relativamente corta, con aproximadamente 315 km. Lo ideal es hacer menos kilómetros por etapa pero a ser posible por camino. En líneas generales es un recorrido técnico con continuas subidas y bajadas. Algunos tramos, por desgracia, hay que salvarlos por carretera. Conviene estudiar los perfiles de las etapas pues todas no son iguales y en todos los tramos las piernas no se te cargarán igual. Antes de salir planea bien las etapas y tendrás que ver el tiempo de que dispones para organizar los días con los que cuentas. Estudia los perfiles de las etapas, todas no son iguales y en todos los tramos las piernas no se te cargarán igual.

Organiza bien el equipaje en la bicicleta.
Hay que llevar el peso equilibrado para que el pedaleo sea lo más cómodo posible. Para ello hazte con alforjas o parrilla en la parte trasera, un triángulo hombrera para colocar bajo la barra del sillín y guardar las herramientas, y, algo muy práctico es una bolsa para colocar en el manillar, ya que puedes guardar ahí la documentación o las rutas del camino.

Los caminantes tienen preferencia sobre los ciclistas.
El lugar elegido para pernoctar es otro de los factores que deben influir en la planificación de la ruta. A partir de las 8 de la tarde, los ciclistas tienen la misma preferencia en los albergues que los que van a pie. Esto es así porque si uno que va a pie llega a un albergue que está abarrotado se tendría que ir hasta el siguiente, que puede que esté a 10 ó 15 km. Esto le supondría 2 ó 3 horas más, pero a un ciclista sería media hora de pedaleo.

Algunas de las ventajas de hacer el Camino en bici.
En bici podrás escapar fácilmente del Camino de Santiago para conocer lugares próximos interesantes. Podrás parar más tiempo en los lugares más bonitos del Camino, para mirar todo sin prisa.
En bici tendrás un vehículo para desplazarte por las ciudades en que pares, para hacer compras, visitar los lugares, etc.

Establecer las etapas de la ruta.
Hay multitud de opciones y depende del tiempo previsto para realizarla, la forma física, la elección de la bicicleta, etc. No es lo mismo ir por carretera en bici de carreter que por caminos en una de bici de montaña. O con coche de apoyo o sin él ya que no es igual ir cargado con bultos que sin ellos. recomendamos el estilo tradicional, es decir, en bici de montaña y por caminos siempre que se pueda.

Una media de 12 kilómetros a la hora.
Un peregrino a pie hace una media de 5 kilómetros por hora. Una media asequible para un ciclista que recorra este camino podría estar entre los 11 y 13 kilómetros a la hora. Unas 5 horas de esfuerzo diario para completar 60 kilómetros.

En invierno, mayores dificultades.
El 90% de los peregrinos, también de aquellos que recorren el camino en bici, optan por rodar en los meses de mayo a septiembre. Las cuantiosas precipitaciones, sobre todo en Galicia, hacen que internarse por su occidente en los meses invernales se convierta en un duro ejercicio, más en bicicleta, donde el peregrino tiene que rodar en muchos tramos por asfalto. El Principado de Asturias ha rehabilitado y señalizado sendas del Camino Primitivo, que estaban perdidas dotando así de mayor comodidad y seguridad al itinerario. Debido a la orografía, la época más recomendable para hacerlo en bici es desde mayo hasta finales de septiembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

seis + 13 =