Cuidar nuestros pies en el Camino de Santiago

Cuando hacemos senderismo durante un período de tiempo extenso y continuado, y si encima no estamos acostumbrados, aparecen las ampollas, a causa del roce o de la presión. Para evitarlas podemos hacer lo siguiente:

  • Poner polvos de talco a nuestros pies antes de los calcetines para evitar sudar los pies, ya que el sudor también es una causa de las ampollas.
  • No estrenar botas nuevas, para evitar el ya mencionado roce.
  • También para evitar el roce es aconsejable usar un calcetín más fino y después otro encima más grueso, para que amortigüe sobre un tejido más mullido.
  • Y si ya es costumbre que aparezcan en una zona determinada, aplica vaselina en esa zona, así el roce será menos fuerte.

En el caso de que finalmente te haya salido la ampolla  puedes curártela tú mismo, es muy fácil, si la ampolla es pequeña puedes hacer uso de unos apósitos especiales que venden especialmente para esto y los puedes encontrar en cualquier farmacia; y en el caso de que sea grande y tengan liquido en el interior, es conveniente que atravieses la ampolla con una aguja desinfectada (quemada previamente un poco e impregnada de alcohol) con un hilo colgando de ella (con betadine), dejar el hilo por dentro de la ampolla y finalmente, echar betadine en toda la zona afectada.

Con estos consejos tu Camino será más fácil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × tres =